Argentina es un mercado muy particular, ni bueno ni malo, simplemente particular, el uso de dinero en efectivo es muy alto. El comercio informal también muestra números abrumadores. Este fue el contexto con el cual nos encontramos hace más de 2 años cuando comenzamos a pensar en la solución de cobros más completa para la país. Sin duda fue un camino de muchas idas y vueltas, de pruebas y errores; pero por más oscuro que pareciera el camino por momentos, siempre tuvimos esa guía que nos marcaba por donde ir. Esa guía fue y es el mindset que tenemos en Mobbex.

Si bien sabemos, que si un comercio acepta tarjetas vende más, el gran desafío era crear un servicio que incluya en el sistema financiero a millones de negocios que hoy quedan por fuera, y puedan aceptar tarjetas de forma rápida, fácil y económica. Para lograrlo definimos la esencia de Mobbex en tres palabras, Simple, Cool y Humano.

Simple.

Queríamos crear la forma más rápida y fácil de aceptar tarjetas que exista en el mercado. Para lograr esto, nuestra solución debía ser muy simple, muy directa. Muchas veces, hacer que algo sea “simple” conlleva realmente mucho trabajo y revisiones. La simplificación es algo complejo, pero es uno de nuestros ejes clave a la hora de desarrollar y ofrecer servicio. Creemos que eliminar las fricciones era sumamente importante para que más y más negocios puedan aceptar tarjetas.

Cool.

Buscamos que la gente se sienta diferente a la hora de usar un servicio de pagos, salir un poco de los moldes. En ese momento mirábamos mucho lo que estaban haciendo en Estados Unidos empresas como Stripe y Square, cómo buscaban un acercamiento al cliente de manera distinta. Recuerdo una frase que decíamos “Que lo vean y digan no sé para qué usarlo pero esta tan copado que quiero usarlo”.

Humano.

Es lo que quizás más diferencia nuestro servicio. Consideramos que las empresas de servicios tienen una deuda muy grande con el cliente Argentino. Es simple: a la gente la tratan muy mal, para todo debe esperar, para todo debe renegar y realmente buscamos que esto cambie. Para eso no solo debemos innovar tecnológicamente sino también a nivel humano. Entender la tecnología como un potenciador humano y no como algo en sí mismo. Nos propusimos tener el servicio más humano posible.

Sabemos que si un negocio acepta tarjetas vende más y bajo esta premisa trabajamos día a día para ayudar a millones de comercios a recibir tarjetas de crédito y débito de forma fácil, rápida y económica. Brindándoles un servicio simple, cool y humano.