Vender online se volvió clave para los negocios

Internet invadió nuestras vidas, modificó nuestras costumbres y las compras no fueron las excepción. Cualquiera sea el dispositivo que usen, los consumidores buscan en internet información sobre lo que desean adquirir. De hecho, en Argentina ocho de cada diez personas compran online y en “un minuto de internet” se gastan US$996.956 en compras.

Para el consumidor las ventajas son obvias: es rápido, cómodo y seguro. Mientras que para el negocio tener una tienda de e-commerce le permite estar en un mercado que crece a pesar de la crisis, suma un canal de venta de sus productos, le permite estar disponible 24/7 a todo el mundo y a bajo costo.

Disponible todo tiempo

A diferencia de un comercio tradicional, un negocio que vende por internet está disponible todo el tiempo y sin limitaciones geográficas, para que los consumidores puedan conocer más sobre la empresa, sus productos y servicios, e incluso concretar una transacción al instante. Además, es una manera fácil de internacionalizarse.

Menores costos

En una tienda online no existen los gastos de alquiler, empleados ni servicios. De esta manera, el foco debe estar puesto en ofrecer una excelente y veloz atención al cliente y en un eficaz servicio de envío de los pedidos.

Ampliar los medios de pago

Vender con tarjetas de créditos y débito es el método más común, uno de los más seguros para las compras online y permite vender más. Este sistema suele estar doblemente protegido: por la compañía que emitió la tarjeta y por las entidades bancarias a través de las cuales se hace el pago.

Conocer al cliente

Existen soluciones de analítica que permiten conocer al consumidor en detalle para saber qué productos le gustan más, qué secciones le interesan en comparación con otras e incluso la edad y geolocalización de cada uno. Estos informes son fundamentales para ofrecerle al cliente lo que está buscando.

Es más barato promocionar y atraer clientes

La publicidad digital para promocionar un negocio es más baratas que las tradicionales. Con una buena estrategia de marketing digital y un posicionamiento a través del SEO, un negocio tiene la posibilidad de aparecer entre los primeros puestos de resultados de búsqueda en Google.